0

Ciudad de México, 26 de abril de 2014. La Comisión de Atención a Grupos Vulnerables avaló tres dictámenes para garantizar a los adultos mayores una vida libre de maltrato y violencia. Por su parte, el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación informó que en los últimos años se ha percibido un aumento en los casos de violencia física y psicológica hacia las personas adultas mayores.

Sostuvo que los agresores son principalmente los hijos, nietos y otros miembros de la familia, así como vecinos y otras personas de su entorno social. Por su parte los afectado son sujetos pasivos de maltrato en sus diferentes formas: abuso físico, emocional, sexual, financiero y abandono.

Señaló que el perfil de la víctima de maltrato es con frecuencia una mujer de más de 60 años de edad, pasiva, complaciente, impotente, dependiente y vulnerable, que está sola o aislada y que tiene un bajo nivel de autoestima o carece de opciones de vivir en otro lado o de escapar de la situación y condiciones que la rodean.

Es por ello que los diputados de esta comisión aprobaron el dictamen por el que se reforma y adiciona el título sexto de la Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores para que los estados y el gobierno del Distrito Federal sancionen el maltrato y la violencia contra los mayores así como los actos abusivos de poder u omisión intencional, dirigidos a dominar, someter o agredir de manera física, verbal, psicológica o económica dentro o fuera del domicilio familiar, por personas que tengan o hayan tenido una relación de parentesco.

También avaló un dictamen para adicionar a la Ley la conceptualización de la violencia así como las diversas formas  de las que son objeto las personas mayores (física, psicológica, patrimonial, ecómica, sexual) y cualquier otra forma análogo que lesionen o sean susceptibles de dañar su dignidad, integridad o libertad.

Asimismo, aprobó un punto de acuerdo por el que se exhorta a las titulares del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia-DIF y del Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores-INAPAM a incorporar en sus campañas de difusión componentes para incidir en una cultura de respeto hacia las personas adultas mayores y evitar el uso de adjetivos discriminatorios, irónicos o denigrantes.

La diputada promovente Elvia María Pérez Escalante, explicó que en la actualidad muchos adjetivos calificativos, como viejo, veterano, anciano, antiguo, abuelo o senecto, llegan incluso a utilizarse para inferir un maltrato a las personas adultas mayores, como formas irónicas de denigración y hasta de discriminación.

Fuente: Excelsior

Escriba un comentario