0

Montevideo (Uruguay), 28 de abril de 2014. Según un estudio del Banco de Previsión Social-BPS comprendido entre los años 2006 y 2012 la proporción de adultos mayores que viven solos en Uruguay se mantiene relativamente estable, entre el 21 % y 24 % de las personas mayores de 60 años. Estos porcentajes muestran importantes diferencias entre hombres y mujeres, situándose éstas 10 puntos por encima (entre 14% y 17 % en los hombres y 26 % y 29 % las mujeres). Según el BPS, esto podría explicarse por la mayor supervivencia femenina.

El informe explicó también que existe una diferencia clara en el nivel de ingresos de los adultos mayores que viven solos. Por un lado, se observa que los que se encuentran en el 20% más pobre representaban en 2012 un 4,3 % de los jubilados que viven solos, mientras aquellos con ingresos más altos eran el 40 % en ese año. Según el organismo, esto podría indicar que, muchas veces, el hecho de vivir solo es una opción que pueden tomar las personas cuyo nivel económico se lo permita. “Esto no es lo mismo que sentirse solo, ya que esa sensación puede tenerla cualquiera de ellos, independientemente de su nivel de ingreso”, indica el estudio.

El presidente del BPS, Ernesto Murro, dijo que los jubilados y pensionistas de menores ingresos componen núcleos familiares donde ese ingreso contribuye, en forma importante, al mantenimiento de esa familia.

“Es un tema a profundizar más. Muchas veces hay asociaciones de problemas -como la soledad- con la pobreza; en este caso esa asociación no aparece”, expresó Murro. Por el contrario, los jubilados con ingresos medios o superiores son parte, a su vez, de familias que también poseen ingresos de esas características y allí se da una mayor posibilidad de independencia, tanto de los adultos mayores como de sus familiares, sostuvo el presidente del BPS.

La proporción de adultos mayores que viven solos varía de acuerdo al tramo de edad que se considere. A medida que se analizan los mayores tramos de edad aumenta la proporción de personas que viven solas. En las mujeres, el incremento es mucho más pronunciado que en los hombres, superando el 30 % en los tramos mayores y en los hombres apenas supera el 17 %.

En su documento el BPS informó que el 77,2 % de las personas mayores se encuentran en condición de inactividad; el 21,5 % en situación de actividad y el 1,3 % están desocupados. En el rango de 60 a 64 años es donde se encuentra el porcentaje mayor de personas ocupadas y en los tramos de 70 a 74 y de 80 y más donde hay más personas inactivas. El organismo observó que el 22,6 % de la población adulta mayor ocuparía los quintiles de ingresos inferiores; el 21,5 % en el estrato medio y el 55,9 % en los superiores.

Fuente: El Pais

Escriba un comentario