0

Ginebra (Suiza), 5 de mayo de 2014. De 1 a 3 abril la Oficina del Alto-Comisario de Derechos Humanos (ACNUDH) organizó el Foro Social 2014 , bajo el tema “Los derechos de las personas de edad, incluidas las mejores prácticas en este sentido”. El Foro Social reunió a una amplia gama de actores significativos, incluidos los representantes de los Estados Miembros, los organismos de las Naciones Unidas, la sociedad civil y otros, para discutir el asunto.

Los derechos humanos de las personas mayores: un tema oportuno y desafiante

Se estima que unos 700 millones de personas son ahora mayores de 60 años (en torno al 10 % de la población mundial). Para el año 2050 – por primera vez en la historia de la humanidad – habrá en el mundo más personas mayores de 60 años (20%) que niños. Esta tendencia va a tener un impacto en los países desarrollados y en vías de desarrollo de todo el mundo.

En el acto de apertura del Foro Social 2014 la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Navi Pillay, dio la bienvenida al enfoque de derechos de las personas mayores como oportunidad y como reto, ya que los derechos de los mayores como grupo se han descuidado en gran parte hasta hace muy poco. Con demasiada frecuencia las personas de edad son objeto de discriminación, abandono, exclusión,… Subrayó que la comunidad internacional no ha prestado suficiente atención a estos obstáculos para el pleno disfrute de los derechos humanos, a lo que agregó que en el régimen jurídico internacional para la defensa de la los derechos humanos de las personas mayores ha sido fragmentado, desigual e incompleto. En la actualidad hay una falta de mecanismos adecuados de protección, así como vacíos en las políticas y programas que se ocupan de los derechos de los mayores. Debe haber un enfoque particular en la discriminación por edad, dijo la Alta Comisionada, expresando su preocupación por que las personas mayores se arriesgan a ser estereotipados como “no productivos” e “irrelevantes”, a lo que añadió que la participación es un derecho fundamental para los mayores,  junto con el acceso a un nivel de vida adecuado, el empleo y la atención de la salud.

A la declaración de  Navi Pillay le siguió la intervención de Baudelaire Ndong Ella, Presidente del Consejo de Derechos Humanos, quien llamó la atención sobre los progresos que hasta ahora se han logrado, incluyendo la creación del Grupo de Trabajo de composición abierta sobre los derechos de las personas mayores , la reciente inclusión de los derechos de las personas mayores en la agenda del Consejo de Derechos Humanos y la creación y el inminente nombramiento de un Experto Independiente sobre el disfrute de todos los derechos humanos por parte de las personas mayores.

El Grupo de Trabajo de composición abierta, explicó, está buscando un consenso sobre un nuevo instrumento internacional (Convención) dedicado específicamente a la promoción y protección de los derechos y la dignidad de las personas mayores. Señalo que el acuerdo al respecto está aún lejos, lo que indica que algunos Estados están a favor de la propuesta de crear la Convención Internacional, mientras que otros proponen que los desafíos presentados por el cambio demográfico se aborden a través de una aplicación más eficaz de los mecanismos ya existentes.

Abdul Minty, el Embajador de Sudáfrica, recordó a la audiencia que las personas mayores representan las raíces de la sociedad y por lo tanto no pueden ser dejados a un lado. Citó Nelson Mandela para apoyar sus palabras “Una sociedad que no valora a sus personas mayores niega sus raíces y pone en peligro su futuro. Esforcémonos para mejorar su capacidad para mantenerse a sí mismos durante el tiempo que sea posible y, cuando no pueden hacerlo ya, para cuidar de ellos. “

El Foro Social de 2014 sobre los Derechos Humanos de las personas mayores se estructuró en 10 paneles en torno a los siguientes temas:

• Los Derechos Humanos de las Personas de Edad: Retos, Oportunidades, lagunas y promesas.

• La discriminación por edad y discriminación por edad.

• Las personas mayores y el derecho a la salud.

• Las personas mayores y los derechos a la seguridad Social y al trabajo.

• Violencia, negligencia y abuso contra las personas de edad.

• Personas de edad, autonomía y vida independiente.

• Atención a largo plazo.

• Experiencias y oportunidades de cooperación bilateral sobre los derechos de las personas de edad.

• Experiencia y oportunidades de cooperación regional.

• El Sistema Universal de Derechos Humanos: nuevas oportunidades para la participación.

Los Derechos Humanos de las Personas de Edad: retos, oportunidades, lagunas y promesas

Esta sesión fue moderada por la Dra. Mónica Roqué, Presidenta-Relatora, e incluyó declaraciones de Craig Mokhiber, Jefe de la División de Desarrollo y Cuestiones Económicas y Sociales de la Oficina del Alto Comisionado; Leyla Alyanak, del Fondo de Población de las Naciones Unidas; Isabel Ortiz, Organización Internacional del Trabajo; y Dirk Jaspers, Comisión Económica para América Latina y el Caribe.

Llamando la atención sobre la situación de las personas mayores como grupo marcado por problemas de derechos humanos, el Sr. Mohkhiber subrayó la urgencia de este debate y de la necesidad imperiosa de avanzar para garantizar mecanismos sólidos de protección en los ámbitos nacional, regional e internacional.

Por su parte la Sra. Alyanak señaló que el envejecimiento de la población “refleja los éxitos de desarrollo y las personas de edad aportan una contribución esencial a la sociedad, bien sea por seguir trabajando o transmitiendo sus tradiciones, habilidades y conocimientos.” Hizo hincapié en que, con las medidas adecuadas para asegurar la atención en salud, los ingresos ordinarios, las redes sociales y la protección jurídica, hay un dividendo de longevidad para ser cosechado en todo el mundo por las generaciones actuales y futuras.

La Sra. Ortiz, hablando sobre los “Derechos en crisis: derechos sociales y económicos de las personas mayores durante la recesión global”, abordó una serie de cuestiones relacionadas entre sí, incluidos los ingresos y el empleo; precios y su impacto en las personas de edad; activos y crédito; el gasto público en los sectores sociales, incluyendo la educación, la salud y la seguridad social; y los niveles de ayuda, incluida la asistencia oficial para el desarrollo. Señaló que la crisis actual es una oportunidad para repensar las políticas socio-económicas para una recuperación equitativa, regular el sector financiero y ampliar la seguridad social.

Experiencias y oportunidades de cooperación bilateral y regional sobre los derechos de las personas mayores

En el último día del Foro los representantes de la sociedad civil debatieron experiencias y oportunidades de cooperación bilateral, así como la cooperación regional sobre los derechos de las personas mayores.

Raymond Jessurun, miembro de la Central Latinoamericana y Caribeña de Trabajadores, Jubilados, Pensionados y Adultos Myores-CLATJUPAM, habló sobre la experiencia latinoamericana y cómo desde hace 25 años ya las organizaciones de base regionales de personas mayores se han organizado para defender sus derechos. Subrayó la importancia de la cooperación interna, que incluye el intercambio de experiencias y mejores prácticas de las organizaciones de la sociedad civil en diferentes países de una región determinada, a la vez que enfatizó la importancia de la cooperación a nivel mundial.

En cuanto a la cuestión de la cooperación entre la sociedad civil y los gobiernos, Jorge Plano, de la Coordinadora de Organismos Regionales de la Sociedad Civil de América Latina y el Caribe-CORV,  recordó que América Latina había sido el primer continente en poner en marcha un instrumento jurídicamente vinculante para proteger los derechos humanos de las personas mayores. “¿Por qué”, se preguntó? “Debido a que América Latina y los gobiernos de la región del Caribe quieren transformar sus sociedades juntos. También existe una fuerte colaboración entre los gobiernos y las organizaciones de la sociedad civil”, subrayó, lo que indica que el papel desempeñado por América Latina y el Caribe como un conductor de las reuniones gubernamentales regionales sobre el envejecimiento llevó a la Organización de los Estados Americanos-OEA a conformar el Grupo de Trabajo sobre la Protección de Derechos Humanos para las Personas de Edad en la Organización de Estados Americano, el cual comenzó a trabajar en un proyecto de Convención Interamericana.

El Sistema Universal de Derechos Humanos: nuevas oportunidades para la participación

En este panel de discusión Rosemary Lane, del Punto Focal de las Naciones Unidas sobre Envejecimiento (Departamento de Asuntos Económicos y Sociales), ofreció un panorama del Grupo de Trabajo de Composición Abierta sobre  Envejecimiento con el propósito de fortalecer la protección de los derechos humanos de las personas de edad, así como las oportunidades de participación.

El grupo de trabajo, establecido por la Asamblea General de Naciones Unidas en 2010 (resolución 65/182), tiene como objetivo “considerar el marco existente sobre los derechos humanos de las personas mayores e identificar posibles deficiencias y la mejor manera de hacerles frente, incluso considerando, en su caso, la viabilidad de nuevos instrumentos y medidas”.  Rosemary Lane señaló una brecha de implementación que socava la capacidad normativa de los tratados internacionales de derechos humanos existentes. El sistema actual de derechos humanos, según ella, ya está sobrecargado y necesita una reforma. Además, los Estados miembros deberían aplicar mejor las legislaciones nacionales de derechos humanos, y existe la necesidad de implementar y supervisar plenamente el Plan de Acción Internacional de Madrid sobre el Envejecimiento , así como revisar y actualizar los Principios de las Naciones Unidas sobre el Envejecimiento (1991) y adoptarlos como “principios rectores”. Debido a que hay muy pocos instrumentos que hacen una mención específica de las personas mayores, y que sus mecanismos de protección están fragmentados y carecen de especificidad, hay una necesidad de una Convención internacional que aclare las responsabilidades del Estado, mejorar la rendición de cuentas y proporcionar un marco para la mejora de aplicación de las políticas.

Rosemary Lane concluyó destacando la importancia de la participación de la sociedad civil en este proceso así como de la cooperación y las alianzas entre las organizaciones de la sociedad civil, las instituciones nacionales de derechos humanos y otras partes interesadas.

Para más información sobre el desarrollo del Foro Social 2014 y la totalidad de las intervenciones en el evento visita aquí la web de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos

Escriba un comentario