0

Montevideo (Uruguay), 9 de marzo de 2015. El Banco Interamericano de Desarrollo-BID financiará con 850.000 dólares, mediante fondos de origen japonés, parte del Sistema Nacional Integrado de Cuidados-SNIC, una de las prioridades del nuevo gobierno de Tabaré Vázquez.

En el marco del desarrollo de este plan, el Ministerio de Trabajo-MTSS, junto a la Fundación Astur y el BID, firmaron un convenio para brindar apoyo a la calidad de vida de los adultos mayores.

El nuevo ministro de Trabajo y Seguridad, Ernesto Murro, indicó que este acuerdo significa un importante soporte para la construcción del SNIC, cuya puesta en marcha se encuentra entre los primeros proyectos de ley que el Gobierno envió al Poder Legislativo. En concreto, estará destinado a atender las necesidades de las personas en situación de dependencia, como la primera infancia, personas con discapacidad y adultos mayores que no pueden valerse por sí mismos.

El acuerdo firmado entre el MTSS, la Fundación Astur y el BID supone impulsar un proyecto que en el marco del sistema de cuidados tendrá como ejes centrales la capacitación de cuidadores y asistentes personales de los adultos mayores y la promoción del envejecimiento activo a través de diferentes actividades.

El presidente de la Fundación Astur, Enrique Iglesias, destacó que lo que busca esta iniciativa es apoyar el área de cuidados hacia el adulto mayor, en la cual Uruguay es un referente en Latinoamérica por ser pionero en la creación de políticas y uno de los países con mayor población de adultos mayores, según destacó la Presidencia.

Desde el año 2012 el Banco de Previsión Social-BPS viene desarrollando acciones en conjunto con la Fundación Astur en materia de capacitación de cuidadores y asistentes sociales en distintos lugares del país.

Así, el director del SNIC, Julio Bango, destacó que esta alianza permite fortalecer el derecho de las personas más vulnerables, independientemente de su condición económica, y agregó que es una instancia para aprender de otras culturas -como la de Japón- en donde son muy importantes los derechos de los adultos mayores.

La consecución del sistema en su conjunto, cuya instrumentación será gradual, se financiará con recursos fiscales y con privados. Así, en el primer año de su ejecución se invertirán en torno a los 45 millones de dólares y para 2020, cuando todas las acciones previstas estén desplegadas, el costo anual del sistema será de aproximadamente de 250 millones de dólares.

Destinar dichos recursos económicos no es un gasto. Es cumplir un imperativo ético y cumplir con el mandato constitucional“, explicó Vázquez.

Fuente: El Espectador

Escriba un comentario