0

Ciudad de México, 27 de agosto de 2015. México es un país de jóvenes, quienes representan la tercera parte de la población, por lo que hay una permanente búsqueda de políticas públicas que intentan aprovechar ese bono demográfico y responder a las necesidades de la juventud. Pero ¿y los adultos mayores? Basta decir que casi el 43% de ellos sufre la carencia de al menos uno de sus derechos de desarrollo social, así como insuficiencia de ingresos para adquirir bienes y servicios mínimos. Este colectivo integra, asimismo, un gran segmento de la población nacional. Así, según las cifras del INEGI revelan que las personas de más de 60 años en nuestro país suman casi 11 millones de habitantes, es decir, casi 10% de los mexicanos.

Si bien en los últimos tiempos los adultos mayores de México cuentan con apoyo y beneficios de diversas dependencias, instituciones y organismos, estos son todavía insuficientes, ya que de acuerdo con datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) casi 43% de ellos carece de al menos uno de sus derechos de desarrollo social.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía-INEGI señala que 34% de la población mayor de 60 años —es decir, 3 millones y medio de personas— participa en la actividad económica del país, y de ellos 2 millones trabajan en el sector informal, sin ninguna prestación. Asimismo, añade el INEGI que solo 72.6% de los adultos mayores tiene acceso a los servicios de salud.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) indica que únicamente 52.6% de la población en México con 65 años o más cuenta con una pensión, mientras que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) advierte que 3 de cada 5 adultos mayores son víctimas de discriminación o padecen agresiones de diversa índole en el hogar, espacio laboral o en su grupo social, pero por desconocimiento, miedo o algún impedimento físico o mental la mayoría no lo denuncia ante las autoridades.

Urgencias

El presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos-CNDH, Raúl Plascencia Villanueva, dice que es fundamental garantizar un ambiente propicio, digno, responsable e incluyente para los adultos mayores, con el objetivo de evitar que sigan sufriendo actos de violencia emocional, física y/o económica.

Es urgente —apunta Plascencia— que las autoridades y la sociedad en su conjunto impulsen la protección de los derechos de las personas adultas mayores para erradicar el maltrato, carencias y discriminación que viven en la etapa de envejecimiento”.

En este sentido la directora general del Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (Inapam), Aracely Escalante Jasso, dice que es necesario contar con mayores recursos humanos capacitados que brinden cuidado y atención a la población de la tercera edad.

Cabe mencionar que datos del Tecnológico de Monterrey señalan que actualmente en México país hay solo 420 geriatras que cumplen con los requisitos solicitados por las autoridades educativas y sanitarias, es decir, 1 para cada 22.000 personas, cuando las recomendaciones internacionales sugieren 1 geriatra por cada 2.500.

Fuente: Vértigo Político

Escriba un comentario