0

Montevideo (Uruguay), 8 de septiembre de 2015. Después de que el pasado mes de agosto el Senado diera la media aprobación al Sistema Nacional Integrado de Cuidados (SNIC) ayer fue presentado en Montevideo. Estuvieron presentes en el acto el alcalde de la zona, Gastón Silva, los concejales municipales y vecinales, miembros de la Comisión de Discapacidad del Concejo Vecinal Nº 12, de la Red de Adultos Mayores de la Zona 12, de ComunaMujer 12 y 13 y del Equipo de Igualdad de Género del Municipio G.

La presentación estuvo a cargo de Elena Clavel, directora general del Sistema Nacional Integrado de Salud quien informó a los presentes sobre el alcance de este servicio.

El SNIC está pensado para cubrir las necesidades de las personas con dependencia leve o severa, atendiendo a niños de 0 a 12 años, personas con discapacidad y aquellos adultos mayores que no tengan o hayan perdido autonomía para desarrollar actividades de la vida diaria. En este sentido se trata de proveer ayuda en cuanto a alimentación, higiene, desplazamiento, relacionamiento con otras personas, etc.

Este Sistema de Cuidados implica sobre todo, un cambio cultural; valorar las tareas de cuidados y promover la corresponsabilidad entre Estado, sociedad, mercado y comunidad, así como entre mujeres y hombres dentro de las familias.

Los cuatro principios del SNIC

El proyecto se basa en cuatro principios: solidaridad, distribuyendo las tareas de cuidado entre todos los actores de la sociedad; universalidad, garantizando los amplios niveles de cobertura para todos y todas; corresponsabilidad, introduciendo cambios en la actual división sexual del trabajo y la promoción de autonomía, porque las personas deben tener la capacidad de organizar su propio plan de vida.

Los servicios prestados por el SNIC serán regulados para que se sigan las normas y estándares de calidad y se brindará capacitación a aquellos que estén interesados en desarrollar tareas de cuidado.

Por otra parte, para las personas con dependencia severa ya se está llevando adelante un plan piloto de asistentes personales que actualmente cubre un máximo de 20 horas semanales y se proyecta que se pueda brindar hasta 40 horas.

Por otra parte, también se prevé el otorgamiento de bonos para centros de cuidado permanente para aquellas personas que no tienen capacidad de solventarlo.

En el caso de las personas con dependencia leve a moderada se piensa en la creación de centros diurnos que funcionen ocho horas diarias, brindando posibilidades de realizar actividad física, de socializar, etc.

Además, se está trabajando en la implementación de un sistema de teleasistencia, para que las personas mayores que viven solas tengan un dispositivo conectado a una central con respuesta las 24 horas, para pedir ayuda si ocurre un accidente en el hogar.

El sistema estará integrado por los ministerios de Desarrollo Social, de Trabajo y Seguridad Social, de Educación y Cultura, de Salud Pública y de Economía y Finanzas, la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, el Instituto del Niño y el Adolescente del Uruguay, el Banco de Previsión Social y la Administración Nacional de Educación Pública.

¿Por qué un sistema de cuidados?

A lo largo de la historia las mujeres han asumido “naturalmente” roles vinculados a las tareas domésticas y de cuidados en el ámbito del hogar, generando situaciones de profunda inequidad en la distribución del uso del tiempo y la carga de trabajo.

Asimismo, la creciente -aunque aún insuficiente- tasa de empleo femenina, no trajo consigo ningún cambio sustantivo en la división de los roles familiares. Por tanto, las mujeres pasan a tener ahora hasta dobles o triples jornadas de trabajo.

En los últimos años los cuidados comenzaron a salir de la órbita exclusivamente familiar, surgiendo una gran variedad de prestadores de servicios privados, cuya naturaleza jurídica, forma de financiamiento y sobre todo calidad del servicio también es diversa. Ello exige y justifica la intervención estatal, a fin de garantizar la transparencia, calidad e igualdad de acceso.

Hoy el Estado reconoce el cuidado como un derecho social y con ello asume la responsabilidad de garantizar su realización efectiva. La creación del Sistema de Cuidados significará la construcción gradual de un nuevo pilar, que consolidará la nueva matriz de protección social del Uruguay del siglo XXI.

Este sistema permitirá socializar los costos vinculados a las tareas de cuidado, así como generar servicios públicos, o bien estimular y regular la oferta privada. Busca, entre otras cosas, mejorar la oferta existente en materia de cuidados, tanto en calidad como en acceso, formalizar y formar a las personas que hoy cuidan remuneradamente, así como a potenciales trabajadores.

Fuente: República

Escriba un comentario