0

Santiago de Chile, 20 de octubre de 2015. La Comisión de Familia y del Adulto Mayor y el SENAMA quieren  crear un registro nacional que inhabilita a los cuidadores maltratadores. Y es que este registro se hace necesario en casos como los dados a conocer recientemente mediante el video que grabó un vecino de un hogar de larga estadía de ancianos y en el que se puede ver cómo una cuidadora agrede a una residente de 88 años, quien además recibe maltrato de otra residente del recinto.

Para evitar los casos de maltrato se está tramitando en el Congreso el registro de inhabilidad de cuidadores maltratadores, que ya contó con su aprobación en la Comisión de Familia y que pasará ahora a su segundo trámite legislativo en la Sala.

La directora del Senama, Rayén Araya, puntualizó en relación a los casos de maltrato que están saliendo a la luz pública “consideramos que este tipo de situaciones complementan y argumentan la necesidad urgente de una legislación que castigue a quienes ejercen maltrato hacia las personas mayores, de parte de cuidadores formales e informales“.

Es por esto que este proyecto pretende establecer una serie de sanciones así como un incremento en las penas a los maltratadores.

El diputado Ramón Farías se refirió al proyecto que se encuentra en la Cámara de Diputados, donde se revisan las indicaciones que tipifica como delito el maltrato hacia adultos mayores por parte de sus cuidadores. Por este motivo el diputado sostuvo que de aprobarse la ley que sanciona a quienes maltratan a adultos mayores estas personas no podrán volver a trabajar cuidando a adultos mayores “porque no están aptas para garantizar el bienestar de estas personas, consideradas una de las más vulnerables en nuestra sociedad”.

El parlamentario expresó que “es indignante ver una escena en donde una persona que no se puede defender es golpeada de manera brutal por quienes se suponen deben cuidarla, acto que no demuestran en lo absoluto hacer”.

Ramón Farías lamentó que la iniciativa que se discute no esté aún vigente para frenar casos de abusos como el ocurrido en Maipú. “Lo más probable es que esta gente vuelva a trabajar nuevamente y que estos llamados centros de acogida sigan funcionando con todas las irregularidades de por medio, un hecho que se vuelve repetitivo y en donde delitos como el maltrato a los adultos mayores seguirá ocurriendo”, dijo.

Fuente: La Tercera

Escriba un comentario