0

España (julio de 2017). Cuando cierran los colegios y empiezan las vacaciones, los abuelos y abuelas incrementan su esfuerzo, sacrificando su vida personal, para ayudar a conciliar la vida laboral y familiar de sus vástagos. Por eso, y por muchas cosas más, hoy celebramos su día.

Abuelos al pie del cañón, los nuevos canguros. Abuelos 24 horas. Sacrificando su vida personal, hacen un enorme esfuerzo para ayudar a conciliar la vida familiar y laboral de sus hijos. Los abuelos se han convertido en una pieza primordial en los hogares españoles y de todo el mundo. Y todo lo que nos dan tenía que ser compensado al menos con un pequeño recuerdo en los almanaques.

¿Por qué se celebra el Día de los Abuelos el 26 de julio?

El calendario católico dedica este día a la festividad de Santa Ana y San Joaquín, padres de la Virgen María y, por lo tanto, abuelos de Jesús. Aunque en realidad no existe unanimidad con respecto a esta efeméride, en países como España, Argentina, Cuba, Brasil, Honduras o Panamá así lo han adoptado. A nivel internacional, las personas mayores tienen su día fijado por la ONU el 1 de octubre.

En el Día de los Abuelos merece la pena recordar todo lo que los más longevos de la familia aportan a los menos experimentados. Porque los abuelos son una de las mejores fuentes de experiencias y vivencias. Llenos de historias que contar, los más mayores representan una de las figuras más divertidas dentro de los núcleos familiares. Tampoco hay que olvidar que en los últimos tiempos, en los que el trabajo se ha comido parte del tiempo de los padres, los abuelos son la principal vía de escape y el comodín para los momentos más copados de las agendas de los trabajadores progenitores.

En una fecha como la de hoy, también merecen un reconocimiento los nietos. Porque el Día de los Abuelos también es el día de los nietos. Por derecho. Los más pequeños reciben mucho de los mayores de casa, pero también aportan otro tanto.  En el momento en que alguien empieza a ser protagonista en el Día de los Abuelos la salud y el ánimo empiezan a mejorar. Lo dicen los expertos. Compartir tiempo con los pequeños mejora el estado, ya que su alegría y su vitalidad acaban por contagiar a los más longevos. Dicen los que saben, que los nietos ayudan a mejorar también el estado de ánimo y que arrastran a los mayores a salir de las más aburridas rutinas.

La cosa no se queda ahí. Los más experimentados son capaces de aprender y conocer cosas nuevas totalmente ajenas gracias a los nietos. Los que disfrutan del Día de los Abuelos saben que, gracias a los menores, se sienten mucho más útiles en la familia y que por tanto su autoestima crece cada día. También merece la pena recordar que los nietos son los más abiertos a escuchar batallitas e historietas y sobre todo a dar cariño sin pedir nada a cambio.

Fuente:  La Voz de Galicia

Escriba un comentario