0

Ciudad de Guatemala, 10 de mayo de 2013. La preocupación por la falta de atención a las personas mayores en los centros asistenciales estatales ha llevado a que la Defensora del Adulto Mayor, Alcira Tobar, mantuviera una reunión el 8 de mayo con la Comisión de Salud del Congreso de la República para describir esta realidad e impulsar acciones que cambien este panorama.

Tobar se reunió con el presidente de la Comisión de Salud del Congreso y con los 14 diputados que la integran  con el objetivo de describirles la situación que atraviesan los adultos mayores. Tal y como establece el Decreto 80-96 (Ley de protección para las personas de la tercera edad) la salud del adulto mayor debe ser preventiva, curativa y de rehabilitación y según denuncia la defensora esto, o no se cumple, o se cumple a medias.

Durante la reunión Tobar explicó que las personas adultas mayores no son atendidas adecuadamente por el sistema de salud pública, pues no hay medicamentos para ellas. Más lamentable aún es el hecho de que no cuentan con los recursos económicos para comprar los medicamentos recetados, en establecimientos privados, por su alto costo, y menos si son órdenes para efectuarse exámenes en dicho ámbito. Además cuando asisten a los hospitales el tiempo de espera para que se les atienda es muy prolongado y deben efectuar interminables colas.

En Guatemala únicamente el 12% de las personas adultas mayores tienen una pensión o gozan de una jubilación y son quienes pueden acudir al Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS). Pero, tal y como puntualizó la Defensora del Adulto Mayor, ¿qué pasa con el 88% de los guatemaltecos que no tienen ningún tipo de prestación social, que por lo tanto, solo pueden acudir al sistema de salud pública?

Fuente: Procurador de los Derechos Humanos

Escriba un comentario