0

Ciudad de Guatemala, 13 de noviembre de 2013. En Guatemala existen aproximadamente un millón de personas con 60 o más años de edad, de las cuales el 88 % carece de cobertura social y sólo el 12 % tiene algún tipo de pensión o jubilación, según datos aportados por la Procuraduría de Derechos Humanos-PDH. Alcira Tobar, Defensora del Adulto Mayor de la PDH, informó asimismo que un 40 % de estas personas vive en situación de pobreza y pobreza extrema.

El panorama para el futuro de los jóvenes que prestan sus servicios laborales por contrato será muy similar o peor de lo que en la actualidad enfrentan las personas mayores, debido a que no aportan para ningún régimen de previsión cuando lleguen a su edad de retiro, por lo que, sumado a una inexistente política de Estado para este sector, el escenario se torna oscuro, afirmó Tobar.

Asimismo, expresó que esta situación afecta de igual manera los programas que son implementados sin los estudios necesarios para evaluar los alcances de los mismos, como ocurre con el Programa del Aporte Económico, que funciona en el Ministerio de Trabajo y Previsión Social, así como la invisibilización de los adultos mayores en las políticas de desarrollo social y el aumento de las cuotas de aportación del seguro social.

Tobar señaló que ante la discriminación por razones de edad, el abandono y el maltrato que afecta a estas personas hace necesario y urgente promover empoderamiento de esta población para la defensa y promoción de sus derechos así como de su participación en el desarrollo, con el objetivo de generar empleo o capacitaciones para que puedan reinsertarse al sector laboral.

Fuente: Procuraduría de Derechos Humanos

Escriba un comentario