0

Ciudad de Guatemala, 14 de noviembre de 2013. La  familia y la sociedad guatemalteca no están educadas para visualizar a las personas mayores como sujetos de derecho, sino que los ven como una “carga”, pues ya no están activamente laborando, se quedan en casa y es en ese  espacio en el que cotidianamente son maltratados, manifestó Alcira Tobar, Defensora de los Derechos del Adulto Mayor, de la Procuraduría de los Derechos Humanos-PDH.

Destacó que el 58% de las agresiones físicas y psicológicas que sufren las personas mayores son originadas en sus propios hogares, principalmente causadas por las hijas, quienes por este tipo de actitud manifiestan olvidar a quienes les brindaron todo lo necesario para su crecimiento y desarrollo. Añadió que a las personas mayores, al quedarse en casa, los familiares les encomiendan tareas como el cuidado de los hijos y nietos, el quehacer de la vivienda, tareas que recaen principalmente en las mujeres, mientras que a los hombres les encomiendan la realización de mandados.

Alcira Tobar destacó la importancia de dar a conocer desde la Defensoría el Decreto 80-96-Ley de Protección para las Personas de la Tercera Edad, que es la ley que protege a los adultos mayores en el país, tanto para que las personas mayores la conozcan, como también la propia familia, la sociedad e incluso instituciones que en algunos casos la desconocen. Destacó, asimismo, que es fundamental que visualicemos a los adultos mayores como sujetos de derechos, pues de esa forma se acabará con todas las violaciones a que aquéllos están siendo sometidos en la actualidad. Además, hay que dignificarlos,  apreciarlos y valorarlos.
Fuente: Procuraduría de Derechos Humanos

Escriba un comentario