0

Madrid (España), 31 de enero de 2013. La Organización Mundial de la Salud-OMS define el envejecimiento activo como el proceso con el que se optimizan las oportunidades de salud, participación y seguridad a fin de mejorar la calidad de vida de las personas a medida que envejecen. Dado que el número de personas mayores crece en mayor medida que cualquier otro grupo de edad, se está produciendo en todo el mundo un envejecimiento acelerado de la población.

La mayor esperanza de vida, fruto de las mejoras sociales y sanitarias, exige de un replanteamiento acerca de cuál es el papel de las personas mayores. Las administraciones y los agentes sociales tendrán que mejorar las condiciones favorables al envejecimiento activo. Se trata de promover un estilo de vida autónomo, participativo e independiente para ese sector de población. Y así apoyar una imagen positiva de la llamada “3ª edad”,aumentando su actividad y utilizando el valor de la experiencia en beneficio de las generaciones más jóvenes.

Todo ello pasa por actuaciones que promuevan una mayor calidad en las prestaciones de servicios tan diversos como sanidad, educación para adultos, servicios sociales, empleo para mayores, nuevas tecnologías, vivienda adaptada…

Mejorar las condiciones para un envejecimiento activo significa:

  • Ofrecer a los mayores la opción de participar activamente en la vida social, sin quedarse al margen.
  • Darles la posibilidad de aportar su experiencia, a través de programas de voluntariado, de acciones intergeneracionales y de empleo adaptado.
  • Facilitarles los medios para mantener su independencia y autonomía, tomando las medidas necesarias para un uso seguro de la tecnología, los transportes y la vivienda.

El envejecimiento activo depende de una diversidad de influencias o “determinantes” que rodean a las personas, a las familias y a las naciones. Comprender la evidencia empírica de que disponemos sobre estos determinantes ayudará a diseñar programas y políticas que funcionen.

La generación que ahora está en torno a los 70-80 años no ha tenido, en muchos países, la oportunidad de vivir un envejecimiento activo. Un alto porcentaje de encuestados, en un estudio llevado a cabo recientemente, pasaron, en muchas ocasiones, de una muy larga vida laboral a ocuparse de sus nietos. Con un nivel bajo de formación, producido por su temprana incorporación al trabajo, y poca o nula costumbre de una práctica deportiva, su ocio se limita a menudo a ver televisión, pasear y hacer alguna manualidad.

Afortunadamente nos vamos concienciando de la importancia de unos buenos hábitos para tener una vejez serena y gratificante. Llevar una vida saludable, física y mentalmente, seguir actualizando nuestros conocimientos y habilidades, aportar a los demás los valores y la experiencia que se tiene, desarrollar el vínculo familiar, mantenernos activos y relacionarnos socialmente… todo ello contribuirá a que la autoestima mantenga un buen nivel y nuestros días estén llenos de vida.

Es algo comúnmente aceptado que todo cambio requiere tiempo pero, si somos conscientes de la importancia de todo lo mencionado, debemos animar a nuestros mayores a que coman sano, hagan ejercicio y participen en las actividades de ocio que más les satisfagan.

Se trata de ver esta etapa de la vida, siempre que la salud acompañe y no surjan problemas, por ejemplo, deAlzheimer, como un capítulo más del ciclo vital y del desarrollo personal, añadiendo calidad a los días.

Envejecer no es una complicación, es una oportunidad de descubrir nuevos horizontes.

Envejecer es acumular experiencias y conocimientos que podemos transmitir a los que nos siguen.

Envejecer bien y con salud es un reto y hay que trabajar para lograrlo, día a día.

No podremos evitar las desgracias ni las enfermedades sobrevenidas, pero si podemos cuidarnos para que, si alguna nos llega, nos encuentre en las mejores condiciones posibles.

Desde luego se puede argumentar que no es el mejor momento, dada la profunda crisis económica que vivimos, pero, puestos a diseñar un mundo mejor, vamos a hacerlo a lo grande, vamos a buscar el mundo ideal… ya llegará la realidad con los recortes.

Termino hoy con una frase que me gusta mucho: “Se trata de añadir vida a los años, no sólo años a la vida”

Fuente: www.hechosdehoy.com

Autora: Ana Romaz

Escriba un comentario