Piden establecer indicadores para determinar el maltrato a los mayores

Ciudad de México, 29 de junio de 2014. Aunque el maltrato y abandono a los adultos mayores en hospitales es sistemático no hay un registro de los casos para dimensionar y atender el problema, aseguró María Guadalupe Ruelas González, investigadora del Centro de Investigación en Sistemas de Salud-CISS.

A ello, agregó la investigadora del Instituto Nacional de Salud Pública, se suma la falta de capacitación en el tema al personal que los atiende.

“Se tienen que establecer indicadores para medir el maltrato, capacitar y sensibilizar a los trabajadores del servicio de salud, porque muchos de ellos no fueron educados en un contexto de geriatría”.

“No tenemos la gente adecuada para atender a los adultos mayores”, indicó Ruelas González.

Las clínicas y los hospitales son espacios adecuados para medir la magnitud del problema, planteó, pues es común que a consulta externa lleguen solos, que los abandonen en urgencias o que, cuando están hospitalizados, no los visiten.

Trabajadoras sociales de hospitales públicos de Nuevo León, Oaxaca y Morelos, entrevistadas por un equipo liderado por Ruelas González, señalaron que cada mes son abandonados entre 3 y 20 ancianos en los hospitales que atienden.

 “Unas señalan que se dan entre tres o cuatro casos al mes, otras que hasta 20”, comentó la investigadora.

Fue en los servicios estatales de salud, distintos al Instituto Mexicano del Seguro Social-IMSS o al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado-ISSSTE, donde se reconoció más el maltrato y abandono porque los pacientes llegan directamente a los departamentos de Trabajo Social a exponer su situación.

“Piden que no le cobren la atención o los estudios o piden para el camión porque ya no tienen para regresar a su comunidad donde no encontraron atención”, narró Ruelas González.

Al área de urgencias, refirieron las entrevistadas, suelen llegar deshidratados, desnutridos, descompensados de presión arterial o de niveles de azúcar, los llevan vecinos o si es un familiar, al momento de buscarlo para darles el diagnóstico, éste ya no está, agregó.

En los casos donde el adulto mayor es hospitalizado, “los familiares no se presentan, lo cual acarrea problemas para decidir cirugía o hacer trámites; además de que no ayudan a darle de comer o simplemente hacerle compañía”, comentó la investigadora.

Según Ruelas González, una trabajadora social dijo “los dejan aquí, a veces hasta sepultarlos tenemos que hacer, porque ya no se aparecen (los familiares)”.

Fuente: Noticiasnet

Leave a Reply