Solicitan revisar las instituciones, normas y procedimientos que han de proteger a los adultos mayores

Santo Domingo (República Dominicana), 27 de septiembre de 2013. La presidenta de la Fundación Manos Arrugadas, Gianni Paulino, ha manifestado que es una inequidad legal y social la que existe entre hijos y padres, ya que mientras los últimos son perseguidos por pensión alimenticia a favor de los menores y de incumplir sus obligaciones, en el caso del hijo adulto, cuando le toca cumplir con su obligación de alimentar a su padre, lo hace si quiere.

Indica que el Día Internacional del Adulto Mayor, que se celebrará este 1 de octubre, enfrenta la situación de miles de padres que padecen hambre y soledad, aun cuando sus hijos tienen buena posición económica.

Destacó que según recoge el Código Civil dominicano (artículo 205 y siguientes) los hijos están obligados a alimentar a sus padres. De igual forma justifica que si el hijo no puede pagar la pensión alimenticia, el tribunal podrá ordenar que lo reciba en su casa y alimente.

Manos arrugadas lleva a cabo diferentes proyectos con el objetivo de transformar la sociedad dominicana, procurando mayor equidad y justicia entre los dominicanos productivos y aquellos que son dependientes.

Lo lamentable del caso, según la Presidenta de Manos Arrugadas, es que la obligación creada por el Código Civil es natural, porque  su cumplimiento es voluntario. “No se persigue legalmente a los hijos irresponsables que desamparan a sus padres, aún cuando éstos han contraído una deuda moral con sus progenitores, ya que recibieron cuidados, alimentación y apoyo cuando eran menores”. Señaló asimismo que lo interesante es que el artículo 208 del mismo Código Civil refiere que los alimentos se acuerdan en proporción a la necesidad del que los reclama, es decir que el padre, al que le falta fuerza para trabajar o está enfermo, debe elevar una instancia para reclamar o llevar a los tribunales a su propio hijo para que lo alimente.

Gianni Paulino afirmó que, aunque los padres pueden demandar a los hijos en cumplimiento de su obligación alimentaria (para ello, entre otros requisitos, deben demostrar su filiación, necesidad de alimentos, solvencia del hijo para alimentarlos), el principal obstáculo es la dignidad de los adultos mayores, que les empuja a renunciar a estos derechos antes de denunciar a sus propios hijos. Ante esta situación Paulino dijo que “urge una institución que le represente y vele por sus derechos”.

“Sabemos que el abandono de los adultos mayores no se soluciona con alimentos, pero es una muestra de agradecimiento, de devolver parte de lo que se recibe en atenciones, cuidados, sacrificios que hicieron cuando sus hijos los necesitaban para vivir”, dijo su presidenta, quien finalmente afirmó que el Día Internacional del Adulto Mayor es ideal para revisar las instituciones, normas y procedimientos que deben proteger este sector vulnerable de la población.

La Fundación Manos Arrugadas es una institución sin fines de lucro que vela por elevar la calidad de vida de los adultos mayores del país.

Fuente: El Nuevo Diario

Para más información sobre el trabajo de la Fundación Manos Arrugadas visita su página web

Leave a Reply