Colombia se dota de una propuesta metodológica para impulsar la Convención Interamericana de los Mayores

Las sociedades contemporáneas envejecen. Pero unas más rápidas que otras. Según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), Colombia envejece a un ritmo acelerado en comparación con otros países, “entre el 2010 y el 2036, los mayores de 65 años pasarán de ser el 6 % de la población al 15 %”, de los cuales actualmente el 48% se encuentra en situación de pobreza y sólo el 30% cuenta con empleo, aunque informal en la mayoría de casos, quienes deben enfrentar situaciones de violencia, abandono, soledad y enfermedad no asistida por la precariedad del sistema de seguridad social.

Por eso, el Secretariado Nacional de la Federación Iberoamericana de Asociaciones de Personas Adultas Mayores (FIAPAM) está comprometido con la sensibilización y la incidencia en Colombia para que el Estado adopte la Convención Interamericana para la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores. Se trata de un marco normativo que, de incorporarse al bloque constitucional, supondría un avance cualitativo y democrático en la protección de las personas mayores.

Para ello, el Secretariado Nacional ha diseñado una intensa agenda de actividades de incidencia necesarias porque, “ante este panorama de exclusión y vulnerabilidad, es menester poder desarrollar leyes y normas en favor de este grupo poblacional históricamente excluido, pero desde una lógica prospectiva que permita a la sociedad y a la institucionalidad tomar conciencia y prepararse para los retos que supone el cambio demográfico actual”.

Esta ruta de sensibilización e incidencia se ha diseñado de forma cuidadosa y cuenta ya con una Propuesta Metodológica muy detallada en la que se especifican las estrategias, las técnicas y las formas de acercamiento a los diferentes públicos.

La primera estrategia reseñada en esta Propuesta Metodológica se titula “¿A qué tengo derecho?”, y busca llegar de manera pedagógica a las personas mayores que residen en centros de larga estancia, con el fin de lograr conocimientos, apropiación y empoderamiento en torno a sus derechos; la segunda es una estrategia llamada “Ponte en mi lugar” y permitirá impactar a las familias de estas personas, en términos de la toma de conciencia sobre las situaciones de vulneración a las que se pueden enfrentar si no se les garantizan sus derechos, promoviendo además conciencia en el marco de la cultura del envejecimiento; finalmente, para la socialización con el sector administrativo y el personal de apoyo de estos centros, se ha diseñado una estrategia llamada “Cuid-Arte”, con la cual se pretende que los servidores reflexionen respecto a su quehacer con las personas mayores en procura del bienestar integral y la dignidad de éstas como sujetos de derechos, para lo cual se requiere abordar la dimensión del ser más allá de la dimensión del saber y la visión de sujeto que tienen respecto a este grupo poblacional con el cual interactúan diariamente.

Desde abril hasta agosto la actividad en Medellín, área de acción preferencial para estas estrategias, se van a desarrollar cinco encuentros en diferentes zonas de la ciudad en la que se abordarán los diferentes públicos. Todo el plan concluirá con un gran encuentro en la segunda quincena de agosto que trata de ser un punto de inflexión en el camino hacia la adopción de la Convención Interamericana para la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores.

Para el Secretariado Nacional de FIAPAM en Colombia, la adopción de esta normativa “posibilita la promoción y protección efectiva de los derechos humanos de las personas mayores, facilitando la intervención de situaciones de vulnerabilidad, desigualdad y exclusión social que no son ajenas a este grupo poblacional; o por lo menos permite que los gobiernos y la institucionalidad en general sean obligados a avanzar hacia este camino, porque para muchos funcionarios de las diferentes ramas del poder en nuestro país el envejecimiento y la vejez son aún un tema residual que al parecer solo sirve como comodín político en época electoral”.

En este esfuerzo, además del Secretariado Nacional de la Federación Iberoamericana de Asociaciones de Personas Adultas Mayores, están comprometidos el Secretariado Internacional de FIAPAM, la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas (FDCP) de la Universidad de Antioquia, la Asociación Red de Proyección Social para el Ser Humano (PROSOSERH), la Alcaldía de Medellín, la Corporación Hogar Sendero de Luz, la Corporación Hombres Hermanos, Más Vida Seniors, Asociación de Profesores Jubilados (APROJUDEA) de la Universidad de Antioquia, el Centro de Análisis en Políticas Públicas (CEAPP) de la Universidad de Antioquia, el Hogar Siggem, la Asociación Sol de Oriente, la Corporación Calor de Hogar, el Hogar Samana Wasi y la Fundación Destellos.

Leave a Reply