Las familias tienen dificultades para asumir el costo de envejecer

San José (Costa Rica), 20 de agosto de 2014. En Costa Rica hay unos 20.401 adultos mayores en condiciones de pobreza extrema y sin poder satisfacer sus necesidades básicas, según datos manejados por el Consejo Nacional de la Persona Adulta Mayor (Conapam). Así lo confirmó la presidenta de esta entidad, Zulema Villalta, el pasado mes de junio. Los datos se desprenden de la última Encuesta de Nacional de Hogares del Instituto Nacional de Estadística (INEC). Se considera pobreza extrema cuando una persona no puede satisfacer sus necesidades elementales como comida, agua potable, techo y sanidad.

Según Zulema, la principal causa de pobreza extrema es el abandono familiar. Dijo que esto se da por dos motivos principales. Por una lado, que muchas familias ven como un gasto adicional mantener al adulto mayor. Por otro, porque las personas deciden vengarse. Esto, destacó, porque muchos de los adultos mayores en pobreza extrema han sido padres o madres que abandonaron a sus hijos o que tuvieron problemas de alcohol o drogas cuando eran jóvenes.

Villalta destacó, además, que hay 39.614 adultos en condiciones de pobreza de un total de 433. 460 adultos mayores que hay en el país. De esta forma, el número de mayores en pobreza y pobreza extrema es de 92. 268 mayores (21,29 %).

En la categoría de pobreza extrema, las personas que más sufren son aquellas cuyo rango de edad va de los 70 a los 74 años. Allí, un total de 3.904 personas enfrentan algún tipo de escasez o dificultad para acceder a las necesidades básicas. En la categoría de pobreza no extrema, las personas entre los 65 y 69 años son los mayores afectados.

La presidenta del Conapam  destacó que, por la cantidad de personas afectadas, el problema se ha vuelto una “emergencia nacional“, y subrayó que la mayoría de las familias no está preparada para el costo de envejecer ni para dar un apoyo emocional al adulto mayor.

Consultada con respecto a las acciones a tomar, la funcionaria destacó que el gobierno planea reforzar las Casas de Dignidad, un proyecto social para que los adultos en pobreza extrema tengan habitaciones donde dormir de noche. También se reforzará el programa Hogares de Día y los Hogares de Ancianos. Se estima que sólo esta segunda modalidad atiende a unos 11.199 adultos mayores en el país. Allí se les da cuatro comidas y también acompañamiento psicológico.

Fuente: CONAPAM

Leave a Reply